ORIGENES - Joyería Liévano

Vaya al Contenido

1903

La historia de Joyería Liévano
comienza con la construcción de un icono bogotano:
el Edificio Indalecio Liévano, popularmente conocido
como El Palacio Liévano.

El Palacio Liévano es hoy sede de la Alcaldía Mayor de Bogotá, pero en 1903 albergó a la Joyería cuando se fundó con el nombre de Almacén del Día. En ese entonces, era administrada por los hermanos Enrique, Félix y Nicolás Liévano Daníes, hijos de don Indalecio Liévano Reyes: matemático, ingeniero y astrónomo colombiano.

En una época en que el progreso era tema entre los bogotanos y después del incendio de las Galerías Arrubla en 1900, que se ubicaban donde hoy se alza el Palacio Liévano, Don Indalecio decidió promover la obra de un edificio que fuera un verdadero aporte para la ciudad. Fue por esto que encargó el diseño del edificio que llevaría su nombre al arquitecto francés Gastón Lelarge y otorgaría la supervisión de la obra al arquitecto capitalino Julián Lombana.

En la foto: Don Indalecio Liévano Reyes.


1916

La sociedad queda a cargo de Don Enrique
Liévano Daníes.

Durante las primeras décadas del siglo XX, el Edificio Indalecio Liévano y el Almacén del Día fueron referentes de modernidad y sofisticación para Bogotá y Colombia. El almacén cumplía el rol de acercar los lujos propios de Europa a los bogotanos y a las personas de otras ciudades que viajaban a la capital, comercializando exclusivos productos importados directamente desde el viejo mundo.

En la foto: vista del Palacio Liévano desde el costado sur de la Plaza de Bolivar. Se aprecian el tranvía, carrosas y transeuntes.


1930

El Almacén del Día se expande y abre varias sedes
en el centro de Bogotá: en la Calle Real, la Calle 13,
la Calle Florián y la Calle 14.

El Almacén del Día tenía como norma ofrecer en cada artículo la calidad más sobresaliente y presentaba “todas las facilidades posibles para vestirse siempre en los últimos estilos y calidades que usa la gente elegante de Londres” como lo describe el Libro Azul de Colombia, publicado en 1918 por encargo del Presidente José Vicente Concha para promocionar el país en el exterior.

Junto con ofrecer todo lo relacionado con el vestido para hombres, el almacén del día abrió departamentos especiales de relojería, máquinas de escribir y artículos electrónicos manteniendo siempre el cuidado por el buen gusto y la calidad.

Para esto, El Almacén del Día contaba con contaba con la representación exclusiva de marcas como “Henry Heat, Ltd.” y “Pope & Bradley” en sombreros y ropa para hombres, ambas de Londres y “Ansinio” y “Remington” en relojes y máquinas de escribir, las dos de Nueva York.

En la foto: la página 360 del LIBRO AZUL con la descripción en español e ingles y fotos del Almacén del Día / “Up-to-date Store”. La descripción continua en la página 361.

1948 -1959

El 18 de Julio de 1948
muere Don Enrique Liévano Daníes.


Sus hijos Enrique, Jorge e Ignacio Liévano Ricaurte continuaron con la firma bajo el nombre “Enrique Liévano e Hijos” en honor a su padre.

La siguiente sería una década decisiva para la Joyería: en vista de las restricciones a las importaciones impuestas por el Gobierno Nacional en la segunda mitad de los años 50’s, la firma vería comprometidas sus actividades como importador de artículos de lujo.

Siendo Colombia un país rico en oro y esmeraldas y con una tradición orfebre milenaria, los hermanos Liévano Ricaurte, deci- dieron enfocar sus actividades en la elaboración y comercialización de Joyas. Sin saberlo, definían el destino de lo que hoy es Joyería Liévano.

En la foto:
Don Ignacio Liévano Ricaurte y su Señora, Blanca Laserna.

1959

Bajo la administración de
Don Ignacio Liévano Ricaurte, La Joyería continuó
siendo un actor cultural y social fundamental para Bogotá.

Además de estar presente en las celebraciones privadas de los bogotanos a través de sus joyas y regalos, La Joyería participaba activamente en celebraciones como las Fiestas de Bogotá.

En la foto: Don Ignacio Liévano celebrando otro aniversario de la fundación de Bogotá el 6 de agosto de 1959.

1965 - 1976

En honor a la tradición familiar,  la razón
social de La Joyería pasa a ser Joyería Liévano Ltda.
Se inauguran La Joyería de la Carrera 15 con Calle 90
y el local en Unicentro.

Como respuesta a la migración paulatina de la clase alta bogotana hacia el norte de la ciudad en los años posteriores al Bogotazo, el 12 de abril de 1965, se inauguró la Joyería de la Carrera 15 con Calle 90. Este icónico establecimiento sería testigo de los momentos importantes en la vida de sus clientes por casi 40 años.

El 28 de abril de 1976 y adhiriéndose a otro hecho determinante en la historia de Bogotá, Joyería Liévano haría parte de inauguración del Centro Comercial Unicentro, el primer centro comercial de gran tamaño en la ciudad de Bogotá.

En la foto: aviso de dos increíbles joyas de
esmeraldas y diamantes.

1983

Se suma la tercera generación.

Don Camilo Liévano Laserna, Ingeniero Industrial y Gemólogo Alumni de la GIA se involucró en la administración de la Joyería junto a su padre Don Ignacio Liévano Ricaurte.

En la foto: Don Ignacio Liévano Ricaurte y su hijo
Camilo Liévano Laserna.

1990

El miércoles 28 de marzo de 1990 Don Ignacio Liévano
inaugura un nuevo local para la Joyería.

Un año después de la apertura de puertas del Centro Comercial Hacienda Santa Bárbara en 1989, se inauguró la Joyería en este nuevo y exclusivo centro comercial en el norte de la ciudad. Al día de hoy este agradable espacio, es el lugar donde recibimos a nuestros clientes y amigos para compartir el gusto por las joyas.

A la derecha: espectacular solitario de diamante talla redonda.

1999

Fenalco reconoce la invaluable labor de Joyería Liévano.

El 23 de Julio de 1999 la Federación Nacional de Comerciantes entregó el Mercurio de Honor a Joyería Liévano por sus 96 años de labor comercial en Bogotá.

En la foto: Don Ignacio Liévano Ricaurte recibe la distinción.

2003 - 2004

La Joyería traslada su sede de Chicó en la 15 con 90
a su nuevo local en el Centro Andino.

En el 2004 y comprometidos con ofrecer el mejor servicio a sus clientes, la Joyería trasladó su sede de Chicó al Centro Comercial Andino. Un año antes, celebró su centenario.

A la derecha: anuncio de nuestros exclusivos anillos de
compromiso en el marco de la celebración de los 100 años de la Joyería en el 2003.

2018

Joyería Liévano celebra sus 115 años.

Bajo la dirección de Don Camilo Liévano Laserna, 115 años y tres generaciones después, Joyería Liévano sigue acercando a los colombianos al lujo y a las últimas tendencias de la moda.

Con una exquisita selección de joyas en oro de 18 kilates, diamantes certificados y piedras preciosas elegidas una a una, Joyería Liévano recibe a sus clientes de toda la vida y a todo el que quiera acercarse y conocernos, en su tradicional Joyería del Centro Comercial Hacienda Santa Bárbara.

Fieles a una tradición centenaria, en Joyería Liévano estamos comprometidos con asegurar la más alta calidad en todas nuestras joyas, en el marco de un servicio al cliente insuperable.

En las fotos: Joyería Liévano
en el Centro Comercial Hacienda Santa Bárbara.



Joyería atemporal en oro de 18 k,
piedras preciosas certificadas y perlas.



Cada diamante es único. Conozca los criterios
para reconocer uno verdaderamente extraordinario.



Conozca los valores transmitidos de generación
en generación que nos diferencian del resto.
Regreso al contenido